Seleccionar página

Las proteínas son a menudo llamadas «bloques de construcción de la vida», debido a que son esenciales para la supervivencia de los animales. Este alimento es fundamental para que nuestras mascotas se encuentren saludables y fuertes. Algunos datos sobre las proteínas de acuerdo con la Fundación Weston A. Price:

Es esencial para un corazón y un cuerpo sanos

  • Las fuentes animales de proteínas, incluidos los huevos, son mejores nutricionalmente, ya que contienen todos los aminoácidos esenciales
  • El exceso de proteína de mala calidad y poca proteína también pueden ser perjudiciales para el cuerpo
  • La proteína no se almacena en el cuerpo como grasa , debe consumirse diariamente
  • La única sustancia nutritiva que está delante de todos los demás es la proteína
  • Las proteínas oxigenan la sangre y transportan la grasa y colesterol a todo el cuerpo de su mascota. Las enzimas que contienen las proteínas ayudan a digerir la comida que nuestro perro ingiere, sintetiza sustancias esenciales, y descompone los productos de desecho.

Muchos de los alimentos que compramos para nuestras mascotas contienen especies de proteínas de origen vegetal, sin embargo tanto la proteína animal como la vegetal no son formas equivalentes de nutrición para nuestras mascotas, ya que de todas las fuentes de proteínas de origen vegetal disponibles como: harina de gluten de maíz y harina de soya son dos alimentos que nunca recomendaría para ninguna mascota.

El gluten es altamente alergénico y provoca la fermentación digestiva y otros trastornos gastrointestinales. Por otro lado el maíz, en todas sus formas, tiene un índice glucémico alto, es de mala calidad y su fuente de proteína es biológicamente incompleta para los animales domésticos. La soya y los productos relacionados con la misma, son consideradas de baja calidad que pueden crear alergias en las mascotas. Además contienen grandes cantidades de anti-nutrientes (toxinas naturales), incluyendo inhibidores enzimáticos que interfieren con la capacidad del cuerpo para digerir las proteínas. Estas sustancias pueden causar malestar gástrico significativo, reducción de la digestión de las proteínas, y deficiencias crónicas en la captación de aminoácidos.

Es importante tomar en cuenta estos elementos a la hora de alimentar a nuestras mascotas, para así brindarles la mayor nutrición y el cuidado que se merecen nuestros compañeros.