Seleccionar página

Muchas veces hemos escuchado la frase “mi perro más que mi mascota es mi familia” y ahora nos damos cuenta que eso es una realidad y no tiene nada de raro. Poco a poco los perros se han ido convirtiendo en un miembro más al cual queremos y cuidamos mucho. Los cuidados y cariño que debemos darles a nuestros compañeros son parte de la tenencia responsable de animales. La tenencia responsable busca la convivencia armónica entre personas, animales y sociedad. Además de ser una compañía los perros son incondicionales, nobles, tiernos, nos comprenden, nos cuidan y nos brindan el amor más fiel y sincero.

Tener una mascota implica una responsabilidad muy grande porque debemos cuidar de él y estar pendientes de todas sus necesidades. Esto significa que no debemos olvidar brindarles una alimentación adecuada, un espacio de descanso, los espacios de recreación también son muy importantes y sobre todo darles mucho cariño. Algo muy importante es la dedicación de tiempo porque el abandono es muy malo para ellos. Todas esas atenciones y cuidados serán recompensados con mucha felicidad y cariño por parte de ellos para las personas con las que vive.

Los perros pueden ser grandes, pequeños, peludos, dormilones o revoltosos. Sin importar sus características no hay duda de que el amor que se les tiene crece día a día. Porque ese cachorro que llegó a la casa fue convirtiéndose poco a poco en alguien especial. Tu perro es muy importante porque espera ansioso que llegues a casa, se acuesta junto a ti para que lo mimes y se vuelve loco cuando juegas con él o lo sacas a pasear.

Aquí te mencionamos algunos puntos de tenencia responsable que no debes olvidar:

Afecto y educación

Todos queremos incondicionalmente a nuestras mascotas. Por eso los debemos tratar con consideración y respeto, lo debemos educar y poner límites, pero sobre todo afrontar sus errores y mal comportamiento sin castigos, intentando corregirlos con paciencia y amor.

Salud física y mental

Tener una mascota es una gran responsabilidad por eso debemos llevarlo al veterinario para hacerle controles rutinarios, lo debemos desparasitar y cumplir con su calendario de vacunas. Es muy importante darle un lugar limpio y cómodo dentro de la casa donde pueda descansar y debemos brindarle una alimentación sana y nutritiva que vaya acorde a su tamaño y edad.

No debemos olvidar recompensarlo con alguna golosina o con regalos como: juguetes, accesorios y abrigos para el invierno, además debemos sacarlo a pasear y jugar con él para que no se sienta abandonado

Por estas y más razones nuestra mascota es un miembro más de la familia. Cuídalo, ámalo, mímalo y nunca lo abandones porque es el compañero más amoroso y fiel que puedes tener.